jueves, 11 de febrero de 2016

analisis de los juegos del hambre

De entre todos los temas que abarca la novela sobresale uno: la falta de libertades en los gobiernos dictatoriales. En la sociedad futura que se nos plantea en Los juegos del hambre, los habitantes de Panem, viven bajo la opresión de una dictadura. Trabajan para el gobierno y viven en condiciones de escasez, suelen escuchar el himno varias veces al día, los contenidos de las asignaturas que se estudian en los colegios han sido manipulados (en especial la historia de Panem), etc. Además, existe la pena de muerte para los que roban, hay flagelaciones públicas por robar comida de los cultivos, o incluso mutilaciones para los traidores (véase página 26 sobre los avox). Las televisiones, como todos los medios de comunicación, son las grandes aliadas de las dictaduras. En la novela, gobierno y manejo absoluto de los medios de comunicación son algo totalmente asociado. En Panem, los juegos del hambre son de visión obligada para todos sus habitantes que, además, deben mostrar entusiasmo y, por supuesto, ningún tipo de crítica. Se llega incluso a cortar las clases en los colegios para que los jóvenes vean el concurso. Si algo de lo que ocurre en el concurso no gusta al Capitolio, se manipula el suceso, o bien se omite (por ejemplo, la muerte de Rue, p. 369). En una sociedad así, la tristeza es generalizada: “hombres y mujeres de hombros caídos y nudillos hinchados, muchos de los cuales ya ni siquiera intentan limpiarse el polvo de carbón de las uñas rotas” (p .12) . Katniss dice que no se casará nunca para no tener hijos, no tiene ilusión por ganar los juegos, ni siquiera por el hecho de asegurarse económicamente el futuro. Por otro lado, es destacable también la crítica que la autora hace de la proliferación en los últimos años y en casi todas las cadenas televisivas de reality-shows cada vez más enrevesados. En nuestro caso, el reality es llevado al extremo: veinticuatro jóvenes son encerrados en un campo de batalla y sólo uno puede ganar, siempre que el resto muera. Todo vale para la audiencia, desde cambiar las reglas del concurso a última hora hasta provocar incendios o manipular la temperatura del estadio para provocar situaciones límites. Además se suelen regodear con la muerte de los tributos y se ofrece una detallada cobertura de los baños de sangre. Entre los temas secundarios a los que podríamos hacer referencia destacamos: la manipulación genética de animales, la excesiva preocupación por el aspecto físico, el cómo las privaciones pueden llevar a valorar las pequeñas cosas que ofrece la vida o la naturaleza dual del ser humano, capaz de lo mejor y de lo peor de un momento a otro, con una innata y cruel tendencia a la propia supervivencia. Para finalizar, creemos que, aunque no lo parezca, estamos ante una novela en la que predominan el amor y la amistad, que sobresalen por contraste con el oscuro trasfondo de un mundo degenerado. Argumento En un futuro más o menos lejano, existe un país llamado Panem, cuya capital es el Capitolio. El país está dividido en doce distritos. La mayoría de los habitantes vive en la pobreza, trabajando sin parar para producir bienes y alimentos que son disfrutados por los ciudadanos del Capitolio. Existió un distrito número trece que se rebeló contra el Capitolio, perdió y fue aniquilado. Como castigo por esta rebelión, el gobierno instauró un sacrificio anual para los otros doce distritos: los juegos del hambre. Cada año salen elegidos por sorteo dos adolescentes, un chico y una chica de entre doce y dieciocho años, de cada distrito. Éstos son llevados a un campo de batalla del que sólo puede salir con vida un único vencedor. Este espectáculo es televisado en directo y de obligatorio visionado para todos los ciudadanos. La protagonista del libro es Katniss, una joven de dieciséis años, que se ofrece voluntaria para participar por el distrito doce cuando en el sorteo sale elegida su hermana Prim de tan sólo doce años. Personajes
Para hablar de los numerosos personajes que pueblan la novela hemos optado por hacer tres divisiones según su actitud ante el gobierno: los que son un producto de Panem, los que son víctimas y los que muestran cierta rebeldía. Entre los del primer grupo están: Cesar Flickerman, el presentador televisivo de todo el concurso. Es un personaje que lleva unos cuarenta años al frente del programa y que siempre tiene el mismo aspecto juvenil debido a sus múltiples operaciones estéticas. A Katniss le produce temor y repulsión. Effie, la delegada del Capitolio en el distrito doce, a ella le dedica Katniss frases como “ la mujer optimista hasta la demencia que viene una vez al año para leer los nombres de la cosecha”, “…con su aterradora sonrisa blanca…”. Están también los profesionales, tributos de los distritos más ricos, que desde que nacen se preparan para ir como voluntarios al concurso. Son varios los que aparecen, pero el que representa claramente la atrofiada personalidad de estos jóvenes es el brutal y sanguinario Cato que puede partir cuellos con un movimiento de su brazo”. En este grupo incluimos al presidente Snow, un hombre bajo, delgado, con el cabello blanco al que Katniss ve en sus ojos que es “implacable como una serpiente”. Los del segundo grupo son víctimas del gobierno de Snow. En primer lugar destacamos a la familia de Katniss. Su padre murió en una explosión de una mina y “no quedo nada de él que pudiéramos enterrar”. Desde ese momento, su madre se convirtió en una sombra y Katniss tuvo que sacar adelante su hogar, por eso le guarda cierto rencor a la madre. Prim, la hermana pequeña de Katniss, y Rue, la participante en los juegos representando al distrito once, no se conocen, pero para Katniss tienen muchas cosas en común, especialmente la inocencia que a ambas les dan sus doce años. Por supuesto, víctimas son también todos aquellos tributos de los distritos pobres forzados a morir en un espectáculo televisado, Thresh, la Comadreja, etc. Finalmente, hay un grupo de personajes que, de una u otra forma se enfrentan al rígido sistema: Katniss, la protagonista, que mantiene a su familia cazando ilegalmente en los bosques, algo totalmente prohibido. Recela de todo lo que cuentan de la historia de Panem. En ocasiones muestra su desprecio por todo lo que rodea al concurso como cuando muere Rue o cuando decide suicidarse junto a Peeta. Gale, el mejor amigo de Katniss, caza con ella todos los días, odia profundamente todo lo que rodea al concurso y ha propuesto a Katniss escapar juntos fuera de los limites de los bosques que rodean la Veta, su distrito. Peeta es un personaje que vamos conociendo conforme transcurre la novela. Es tremendamente inteligente, un perfecto estratega en el concurso, tanto que acaba la novela y no nos queda claro si está verdaderamente enamorado de Katniss o su comportamiento obedece a un premeditado plan. No está de acuerdo con el régimen pero es cauto a la hora de rebelarse. Para concluir, incluimos en este grupo a Haymitch. Es el único ganador vivo de los juegos que pertenece al distrito doce, por lo que es inmensamente rico. Todos los años se ocupa de la instrucción y de la búsqueda de patrocinadores para los tributos de su distrito. Es muy huraño y pasa la mayor parte del tiempo borracho, una forma de rebeldía y de desprecio a toda la parafernalia que le rodea. Tiempo El tiempo de la novela es el futuro. Un futuro que suponemos lejano con respecto a nuestro presente, ya que se detallan los septuagésimocuartos juegos del hambre y se habla de la historia de Panem, país que surgió de la antigua Norteamérica tras una larga serie de sequías, incendios y guerras. Los personajes saben poco de la historia real de su país, ya que la que enseñan en los colegios está manipulada. El futuro también se les presenta incierto, sobre todo después de que Katniss desafiase al Capitolio. Los hechos que se cuentan transcurren en aproximadamente un mes y medio, desde el día de la cosecha hasta la victoria final.
La acción transcurre en un hipotético lugar llamado Panem. En el centro del país está el Capitolio, una especie de capital del país, construido sobre “un lugar que antes se llamaba Las Rocosas”. Alrededor del Capitolio hay doce distritos. Hubo un distrito más que se rebeló y fue aniquilado. El distrito del que más información se ofrece es evidentemente el número doce, en el que viven los protagonistas. De los otros distritos se apuntan algunas cosas, por ejemplo: el distrito uno se dedica a fabricar artículos de lujo para el Capitolio, el cuatro es el de la pesca, el once el de la agricultura, etc. El distrito doce está en una región conocida como los Apalaches. Tiene unos ocho mil habitantes. Popularmente es conocido como la Veta. Es un lugar minero, rodeado por una verja de alambre. Fuera de la verja hay bosques, pero es ilegal entrar. Más allá de los bosques solo hay territorio salvaje, La miseria en la que viven los habitantes de este distrito contrasta con la opulencia en la que viven los del Capitolio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada